voces desiertas

Marzo del 2008


Publicado el 28 de Marzo, 2008, 21:40

   Carta de Yukio Mishima recomendando a Yasunari Kawabata para el Premio Nobel de Literatura 1961

"Las obras de Kawabata unen la delicadeza con el vigor, la elegancia con la conciencia de lo más bajo de la naturaleza humana; su claridad encierra una insondable tristeza. Son modernas aunque directamente inspiradas en la filosofía solitaria de los monjes del Japón Medieval. La manera en que el escritor elige sus palabras, demuestra qué sutileza, qué grado de estremecedora sensibilidad puede alcanzar la lengua japonesa; su estilo único, con una agilidad infalible, es capaz de ir directo la corazón de un hombre para expresar su sustancia -ya se trate de la inocencia de una jovencita o de la horrorosa misantropía del anciano-. Una concisión extrema -la concisión cargada de sentido de los simbolistas- se instala en obras cortas que, a pesar de su brevedad, engloban todos los aspectos de la naturaleza humana. Para muchos escritores del Japón moderno, los imperativos de la tradición y el deseo de crear una nueva literatura se mostraron casi inconciliables. El señor Kawabata, sin embargo, con su intuición de poeta, ha superado esta contradicción para convertirla en una síntesis. En todos sus escritos, desde su juventud hasta nuestros días, se encuentra, como una obsesión, el mismo tema: el contraste entre la soledad fundamental del hombre y la inalterable belleza que se aprehende intermitentemente en las fulguraciones del amor, como un rayo que de pronto pudiera revelar, en el corazón de la noche, las ramas de un árbol en plena floración.

Es un honor para mí recomendar a quien, más que nigún otro escritor japonés, presenta verdaderamente las cualidades requeridas para el Premio Nobel de Literatura".

                                                                                     Yukio Mishima

En Yasunari Kawabata/ Yukio Mishima - Correspondencia (1945-1970), Trad.: Liliana Ponce, Emecé Editores, abril 2003.

Por piaramburu, en: Cartas

Publicado el 26 de Marzo, 2008, 19:34

   "Lucidez, claridad de percepción, penetración, sentido común, sagacidad, olfato... atributos aplicables a la Juana Bignozzi que se desprende de su obra como una persona hecha de sentencias y veredictos. Y paralelamente: irónica, mordaz, categórica, incisiva y palabras afines que dan cuenta del carácter que adoptan esas clarividencias. (...) 'En mi obra hay más claves y guiños generacionales que indicios propiamente biográficos -dice en una entrevista-. Es como si yo me apropiara de más biografías. De hecho, mi obra tiene una relación muy limitada con mi vida. Es como si yo hiciera un planteo literario de una vida. Lo que parece confesional nunca es una confesión sobre mi vida. Estas biografías las tomo prestadas de la gente de mi generación, que es la del sesenta.'" (del prólogo de La ley tu ley, por D.G. Helder).

"he pasado cientos de domingos a solas con tu voz
dibujando tu dedicatoria
hoja perdida en los vaivenes de tu ánimo
nunca logro organizar los días por mí misma."

* * *

XXVII

"el hombre que me compra flores
se las guarda en el bolsillo después de dedicármelas
recomienda serenidad ante mis síntomas y mis pérdidas
cuando se ha asegurado de que recuerdo la hora del regreso
me pide que deje de buscar mi maleta
vuelva a calzarme mis incómodos zapatos
y busquemos un buen lugar para comer."

* * *

XLIII

"otra vez nos vi caminando por ese lugar que nunca
      conoceremos
había libros sucios y viejos y manchados por el suelo
con el nombre de la gente de toda nuestra vida y con mi
      nombre
otra vez caminábamos felices tratando de no mancharnos
por ese lugar que tanto conocimos sin saber dónde estaba"

Juana Bignozzi, La ley tu ley, AH editora, Bs.As., mayo 2000.

Publicado el 21 de Marzo, 2008, 12:53

globos crecen en los amados jardines - hundertwasser

Globos crecen en los amados jardines (Hundertwasser - 1975)

"En las noches felices con la gente que amo
él hace sentir su ausencia,
se instala en el amor que me dan,
en el amor que doy,
en el otoño, sí, ya sé, las hojas;
dos amigas caminan por calles entrañables,
hablan del amor, la vida, los hombres,
se dejan envolver por la dulzura de la noche de mayo,
hacen a un lado las cosas irremediables,
caminan solas entre los olores, las luces de las ventanas,
algún rostro obsesivo que insiste, insiste,
pero ellas saben tanto sobre el amor, tanto,
que pueden convertir todo en una charla brillante
el hombre que desean hasta sentir frío,
el verdadero amor
y el aplastante domingo que hay que atravesar
para que su voz sea de nuevo
y todo empiece a cobrar vida.

Los amigos que me aman hablan de mis ojos,
ya sé, son importantes como las hojas en otoño,
pero todo cae a golpes
en estos domingos para lanas tibias, hijos que no tengo,
globos de colores en el parque.

Entre ritos familiares juana se caliente al sol,
impura
como si hubiera encendido fuego en viernes
o hubiera cantado en tierra extranjera".

Juana Bignozzi, La ley tu ley, Adriana Hidalgo editora, Bs. As., mayo 2000.

Publicado el 16 de Marzo, 2008, 19:17

sábanas

Voces y ladridos en el patio.

Mientras el agua fresca riega
las plantas, una escoba
barre los restos de la lluvia:
tierra, pétalos, las primeras
hojas secas.

Una bicicleta roja, sin rueditas,
anda a toda velocidad sorteando
ramas y baldosas sueltas.
Su pequeño dueño, orgulloso,
grita que ahora puede andar
rapidísimo y sin ninguna ayuda.

Hasta aquí, podrán decir
que es una tarde de verano más
para todos los vecinos, una tarde
que transcurre sin sobresaltos
pero sin treguas.

En cambio para ellos, debajo
de las suaves sábanas, la tarde
no transcurre, se detiene.

Al menos por unas horas
la tarde se detiene.

Paula Aramburu, marzo 2008.

Publicado el 15 de Marzo, 2008, 23:24

el abrazo - klimt

"Entre tus brazos
entre mis brazos
entre las blandas sábanas
entre la noche
tiernos
solos
feroces
entre las sombras
entre las horas
entre
un antes y un después"

Idea Vilariño, Vuelo ciego, Colección Visor de Poesía, Madrid, 2004.

Publicado el 9 de Marzo, 2008, 20:46

   "En la tragedia griega, la 'hybris' o desmesura, es un rasgo del héroe clásico que precipita el desenlace. Para un lector/ espectador no especializado en el drama antiguo, ese será un momento de Pasión desenfrenada. Para ingresar en el poemario de Alicia Genovese (Lomas de Zamora, 1953), es necesario conocer la aproximada definición del término que da el Diccionario de Mitología de Grimal: 'Hibris es una abstracción, la personificación del Exceso y la Insolencia'. Puras figuras de la ficción. (...) De variada estirpe, algunos de estos poemas recuerdan a las Locas mujeres de Gabriela Mistral. La personal voz de Alicia Genovese y más de una veintena de poemas, hacen de La Hybris uno de los libros más sólidos de la poesía actual argentina" (Juan Fernando García, Suplemento Ñ del 16/02/08).                    

                                                       Mover las sombras es lo que se hace
                                                      cuando no es posible discernir lo que
                                                      está pensando el adversario

                                                                             MIYAMOTO MUSASHI

"Fingir un ataque poderoso
para conocer en las reacciones
la intención del otro;
es lo que un maestro oriental llama 
mover las sombras.

Pero no hubo respuestas;
los ejércitos no se desplegaron
en escuadra,
los barcos no izaron sus velas
en el viento de la furia,
ni partieron columnas de avanzada,
con sus petos inclinados
y su andar sigiloso.
Ningún guerrero solitario
saltó por detrás de la espesura
con una verdad afilada
como un sable legado por ancestros.

Nada que pudiera encontrarse
en el arte de la guerra;
apenas una contenida alteración
y unas palabras suaves
en el camino de los ojos;
sólo la palidez de quien intenta
relajar su movilidad;
una fineza experimentada
en el combate, que distingue
la clase de golpes,
por el pulso del corazón.

Un peligro mayor
deshacía su estrategia
y la del maestro oriental;
le descomprimía los músculos
y la invadía
con una inequívoca exudación;
estaba siendo amada,
más aún, debía aceptarlo."

Alicia Genovese, La hybris, bajo la luna, Bs. As., 2007.

Publicado el 5 de Marzo, 2008, 16:29

pareja - klimt

"Conozco tu ternura
como la misma palma de mi mano.
A veces entre sueños la recuerdo
como si la hubiese perdido alguna vez.
Casi todas las noches
casi todas las veces que me duermo
en ese mismo instante
tú con tu grave abrazo me confinas
me rodeas
me envuelves en la tibia caverna de tu sueño
y apoyas mi cabeza sobre tu hombro".

Idea Vilariño, Poemas de amor/ Nocturnos, Ed. Lumen, España, 1984.