voces desiertas

El abandono - Letra propia


Publicado el 4 de Febrero, 2009, 19:05

ansel adams

permaneceré aquí, junto al mar
junto al ruido de las olas
golpeando la escollera
la espuma clara diluyéndose
bajo la luz de la luna

nadie en las playas
algas flotando
a la deriva, almejas y moluscos
buscando un refugio
bajo la arena mojada

sobre la línea oscura que define
el horizonte, un barco quieto
encallado, y su enorme red
alcanzando el fondo del mar

Paula Aramburu

Publicado el 29 de Octubre, 2008, 12:19

iglesia abandonada

A mi mamá
(11 de junio 1940 - 26 de octubre 2008)

"Hay algo esencial: la propia soledad cuando uno abre los ojos" - Anne Delbée


abatida, doblegada
como una pequeña niña
abandonada en la puerta
de una iglesia, una perra
herida de muerte

Paula Aramburu

Publicado el 23 de Agosto, 2008, 18:22

sábanas al sol

una vez
sólo una vez
vi sonreir a mi madre
eran las tres de la tarde de un día de verano
el sol entraba por la ventana del comedor
le iluminaba el cabello, la cara
allí estaba, de pie junto al ama de llaves
doblando sábanas blancas,
uniendo un extremo con el otro
primero en dos, en cuatro, en ocho,
hacía pequeños rectángulos lisos
como las aguas de un río calmo
sólo aquella tarde vi esa sonrisa en los ojos de mi madre
pero nunca pude
saber qué pensaba
por qué reía mi madre
mientras plegaba aquellas sábanas blancas

Paula Aramburu, mayo 2008

Publicado el 12 de Julio, 2008, 20:48

   Vuelvo de Buenos Aires con las ganas renovadas. Ayer por la mañana, taller de poesía con Claudia: hicimos una exhaustiva corrección de los poemas de El abandono (en dos encuentros pudimos corregir los veintidos poemas que llevo escritos, pero hay más por venir); al mediodía pasé por la editorial; por la tardecita estuve en la presentación de las revistas Ventizca (invierno 2008) y Vocal 4 (qué cosas interesantes que hacen!!); y a la noche, cena en la casa de una de mis amigas del alma,  amigas desde la adolescencia, de toda la vida. Me reencontré con gente que aprecio, que quiero mucho y que hacía un tiempo que no veía, personas que me hacen bien (tanto como mis amigos "de acá", no se pongan celosos!) con quienes puedo compartir lo que soy (sea lo que eso sea) y lo que hago, personas que tienen la capacidad de renovar mi energía, la condensan en un punto preciso para luego dejarla fluir en distintas direcciones. Me hace feliz haberme quedado, no perderme estas cosas, revalorizar lo bueno que tengo cerca, repensar lo importante, lo que quiero de aquí en más.

Poema XXI

esta noche asistiré
a mi útlima muestra:
trece esculturas, sólo trece

aunque siempre quise un traje rojo carmesí
me vestirán con un traje de sea azul oscuro,
un sombrero de plumas y frutas,
y colorete para resaltar mis mejillas blancas

me empolvarán la nariz
el cuello, los pómulos
me atarán los cordones de los botines negros
y una amplia capa envolverá mi cuerpo;
guantes de cuero y piel
protegerán mis manos de la intemperie

como a una muñeca de porcelana
frágil y decadente
me sentarán frente a ellos
y me harán prometerles que seré
una buena niña: sí, hoy me portaré bien,
mantendré bien cerrada la boca
y nunca más reiré a carcajadas

afuera, nadie en las calles
hace frío
comienza a nevar

Paula Aramburu, mayo 2008

Imagen: Maurice Utrillo - Le lapin agile sous la neige

Publicado el 20 de Junio, 2008, 14:37

maurice utrillo - la place des abesses sur la niege

Maurice Utrillo - La Place des Abbesses sur la niege

faltan pocas semanas
para que comience el invierno
los días se acortan
la luz se consume, las lluvias
darán paso a una leve nevisca
y la tierra helada, muy pronto
entumecerá la punta de mis dedos

no me gustan las largas
noches del invierno
el encierro, el temor
amenazando desde sueños hostiles,
demasiado reales quizás
para no ser ciertos

mañana por la mañana
quisiera estar sola
al abrir los ojos,
dejarme llevar por la luz del día
y la opacidad de las formas

Paula Aramburu, mayo 2008

Publicado el 3 de Junio, 2008, 22:05

blue nude - picasso

Blue nude - Picasso

frente al viejo espejo de mi madre
poso en cuclillas, doblada sobre mí misma
la cabeza oculta entre mis brazos
la espalda tersa y elongada como un lienzo de seda
las piernas apenas separadas
la fuerza de cada músculo
la marca feroz de vértebras y huesos

frente al viejo espejo de mi madre
poso en cuclillas, doblada sobre mí misma
como una pequeña oruga
una lombriz que cava su lugar bajo la tierra

Paula Aramburu, mayo 2008.

Publicado el 15 de Mayo, 2008, 19:27

Maurice Utrillo

Maurice Utrillo

día tras día
veo a través de mi ventana
cómo los árboles se van desprendiendo
de sus hojas resecas, inertes

no hay humo ni cenizas
en las bocas de las chimeneas
pero sé que muy pronto comenzarán
a arder los primeros leños

no hay pájaros ni truenos
en el cielo, sólo las voces
de una pareja y de una mujer, sola
que habla en dialecto con su perro
un débil rayo de luz
proyecta la sombra de sus cuerpos
sobre las calles anchas, desiertas

al final del camino, una iglesia
y sus campanas dando las siete
las ocho, las nueve
el tiempo que pasa
días tras día, golpe
tras golpe, atraviesa
estas gruesas paredes,
mis oídos, agrieta mi cuerpo
congela mis manos, y no hay nada
nada que pueda hacer para detenerlo

no hay pan ni vino
en esta casa, sólo tengo
una mesa vacía, el maullido
de mis gatos hambrientos,
mis pequeñas esculturas
resplandeciendo bajo la luz
de las velas, y esta cruz
a punto de caer
sobre mi espalda

Paula Aramburu, 14/05/08

Publicado el 1 de Mayo, 2008, 13:12

   Este martes leí en el Ciclo de Poesía en los Bares una serie de poemas nuevos que estoy escribiendo sobre la vida de la escultora Camille Claudel (8 de diciembre de 1864 - 19 de octubre de 1943). Camille siempre mantuvo una relación muy conflictiva con su madre, quien despositó en ella todo el odio que sentía tras la muerte de su primer hijo. El único en quien siempre encontró un refugio y que alentaba su pasión por la escultura, fue su padre. Su hermano, Paul Claudel, uno de los poetas más importantes de la época, fue por muchos años su gran compañero y confidente. En 1883 tuvo su primer encuentro con Rodin: fue su alumna y amante durante quince años, y a pesar de la separación y del sufrimiento que esta relación le provocaba, nunca dejó de amarlo. En 1906 comienza a sufrir de fugas e ideas paranoicas. Una tarde, una fuerte tormenta desborda el Sena e inunda su taller. En un ataque de ira, sola y aturdida, acompañada sólo de sus gatos, rompe casi la totalidad de las esculturas que se encontraban allí. El 3 de marzo de 1913 muere su padre, y una semana más tarde, su madre la interna finalmente en un hospital psiquiátrico, gracias a una autorización que firma Paul. El 19 de noviembre de 1917, muere Rodin. Veintiseis años después, y tras treinta años de encierro manicomial, muere Camille el 19 de octubre de 1943, a las 2 de la tarde. Tenía  78 años.    

Gracias mamá, Ale, Sergio, padres de Sergio, Vero, Juan Pablo, Miguel, Mariana, Guille, Gervasio, Marce Cutró, Alejandra (que leyó sus hermosos poemas), Ana María Russo, Roberto (por su presentación y comentarios), Hugo (por renovar la invitación y la confianza). A todos, gracias por acompañarme, escucharme, y por sus comentarios tan alentadores!  

"... tengo prisa para abandonar este sitio...
  no me dejes aquí sola
".
Camille Claudel (carta escrita a su madre desde el manicomio de Montdevergues)

la almohada
la funda de la almohada
las sábanas entre mis dedos
su tejido frío, grueso
me raspa el rostro, el cuerpo

muevo lentamente la cabeza
hasta hundir la cara en la almohada

aquí, en el hospital, todo es silencio

mi cuerpo pequeño
un caracol enfermo
se esconde debajo de las sábanas blancas

por tercera vez en el día
una monja acerca un espejito redondo
primero a mi nariz, luego a mi boca
buscando atenta las huellas de mi aliento

Paula Aramburu, marzo 2008